“… la falta absoluta de moral (¿?), de mínima decencia, club de los que firman finiquitos, de los que nunca piden perdón, de los que manejan a más de 150 Kms por hora con la nana igual que un bulto en el asiento trasero rumbo a Cachagua, cambian de equipo de fútbol cuando son adultos, arman barrios con colegios y universidades detrás de los cerros para que sus hijos no se mezclen con otros hijos de otros barrios, roban empresas públicas, quieren confundir especulación con emprendimiento, detestan el riesgo, creen que la peor atrocidad de Pinochet fue robar, le ven el lado amable a la Colonia Dignidad, heredan la tierra, preguntan de qué colegio vienes, meten lanchas al lago y sólo leen libros con estrategias y gráficos; un mundillo que ambicionamos de tanto que nos ha despreciado, un mundo del “usted” en vez del “tú”, monopolio, falta de pensamiento crítico, baile sin ritmo ni gracia, los chalecos con rombos, al imperio de la ignorancia.”

No sólo de derecha ¿verdad?

Ojalá no calce con algún comportamiento personal…

Extracto de “Bienvenido a la derecha, Sr. Navia”, escrito por Alvaro Diaz y publicado en TheClinic.cl

Mestiza

diciembre 16, 2009

“(…) entonces el abuelo Leoncio, que llegó acá, él traía eso de la isla, la música, el instinto que tenía él de la música de Chiloé. Porque casi todos en la isla eran acordeonistas, según dicen…. acordeonistas, guitarristas y cantores.”

“Cuando chica cantaba, pero mi abuelita me decía que la música y el canto eran para los hombres, no para las mujeres y que si yo cantaba en el fondo para ellos yo iba a ser una mala mujer”.

“Nos juntábamos todas las semanas y dijimos cómo sería esta idea de ponernos a tocar música para nosotros, para sentirnos bien. Estamos haciendo algo, después si se puede tocar en grupo, mucho mejor. Tuvimos una evolución”.

“Para mí la música tiene dos caras bien claras, (…) una que es un juego de sonidos y los sonidos son vibraciones que se producen en una fuente sonora y los compositores los hacen jugar. Y hay gente que repite el juego, como yo ahora tocando el piano revivo el juego de los sonidos en un instrumento en particular. Y la otra cara de la medalla, es sencillamente el reflejo de nuestra alma; la música está impregnada de humanidad. La música no es solamente juego de sonidos. Es un juego de sonidos que obedecen a nuestros conceptos culturales de lo que es el arte y la música, entonces es alma del hombre sonando”.

“Yo creo que voy a ordenar mejor mi campo pronto, para hacerlo funcionar en materia económica y con eso ya estaría cuadrando la posibilidad de dedicarme un poco a fabricar instrumentos musicales. Porque es una de las cosas que me gustaría trabajar en el asunto musical. Porque ya tengo ordenado aquí el terreno, está la empastada, tengo bosque, tengo árboles frutales, álamos. Todo está ordenado, todo está cercado.”

“Nosotros no somos artistas, pero queremos interpretar las alegrías y las tristezas por medio de una canción. Eso es lo que yo hago. Yo no tengo una voz que bruto que bonita, pero tú te quitas un poco las penas o celebras algo. El mismo hecho de tocar guitarra… yo sé dos o tres posturas, pero con eso toco y canto de todo”

“Un cargo espiritual que con ayuda de los lonkos y de algunas abuelitas, con sus consejos, he aprendido a llevar. Mi trabajo es tocar el Kultrún para que la gente purruque o baile, siempre bajo la orden del ngenpin que es la persona que dirige la ceremonia”

“Tenía 25, 26 años por ahí, me fui becada por tres años y dejé mi acordeón aquí en la casa. Y mi hermana que estaba aquí, mientras yo estaba en el curso en santiago, me envía una carta y me dice que me vendió el acordeón. Y no pude dormir esa noche en Santiago…”

“(…) el finado de mi papá tocaba acordeón y cantaba también. Principalmente tocaba cueca; cuecas, tonadas y tangos también. Canciones pícaras, bien pícaras sus canciones. Incluso él componía, la gente se reía, era según lo que estaba viendo, por ejemplo si había una cosecha de trigo, él estaba cantando y viendo la cosecha de trigo: que estaban cosechando, los pajaritos cantando, una cosa así…”

“Y así partió la idea, sabiendo que esto iba a socializar la música de Mozart con toda la comunidad que va allí”.

¿Quieren escuchar otro poco?

http://mestiza.cl/

Rigo Session

R.

DoCubano

diciembre 3, 2009

Para quienes no hayan visto este dulce-caramelo

Documental “Por primera vez” (1967), de Octavio Cortázar … cine móvil cubano

R.

elige….

diciembre 2, 2009

Menuda ideapituca-PUC-gentelinda; pero buena idea al fin y al cabo, ¿no?

www.eligeeducar.cl

R.

Claudio Bertoni

noviembre 23, 2009

En qué quedamos

estoy solo

pero no estoy tan solo

Dios esta conmigo

pero como Dios no existe

estoy más solo todavía

Vida Interior

Tu

ropa

interior

es mi vida

interior.

Podríamos irnos

Podríamos irnos al desierto

Pero a ti no te gusta el desierto,

Te gusta el verde.

¡vámonos a vivir

a una palta entonces!

y vivimos en la palta

y nos comemos la palta

y cuando lleguemos al cuesco

cavamos un hueco

y ahí nos quedamos desnudos

tiritando de amor y de frío.

La ensalada

Sucedió algo maravilloso

Entre las hojas de lechuga

Había un pedazo de palta.

¡¡¡

¡¡¡teléfono!!!

me salta el corazón

pero es el telefono

de la televisión.

chaopescao

noviembre 22, 2009

chaopescao.cl

dénle una mirada

R.

Ecología y comunidad

noviembre 20, 2009

Háguele click!

R.

Diferencia fundamental

noviembre 16, 2009

21.00               Concluyo el recorrido del barrio de Pedralbes sin haber encontrado a Gurb, pero muy gratamente impresionado por lo elegante de sus casas, lo recoleto de sus calles, lo lozano de su césped y lo lleno de sus piscinas. No sé por qué algunas personas prefieren habitar en barrios como San Cosme, de triste recuerdo, pudiendo hacerlo en barrios como Pedralbes. Es posible que no se trate tanto de una cuestión de preferencias como de dinero.

Según parece, los seres humanos se dividen, entre otras categorías, en ricos y pobres. Es ésta una división a la que ellos conceden gran importancia, sin que se sepa por qué. La diferencia fundamental entre los ricos y los pobres parece ser ésta: que los ricos, allí donde van, no pagan, por más que adquieran o consuman lo que se les antoje. Los pobres, en cambio, pagan hasta por sudar. La exención de que gozan los ricos puede venirles de antiguo o haber sido obtenida recientemente, o ser transitoria, o ser fingida; en resumidas cuentas, lo mismo da. Desde el punto de vista estadístico, parece demostrado que los ricos viven más y mejor que los pobres, que son más altos, más sanos y más guapos, que se divierten más, viajan a lugares más exóticos, reciben mejor educación, trabajan menos, se rodean de mayores comodidades, tienen más ropa, sobre todo de entretiempo, son mejor atendidos en la enfermedad, son enterrados con más boato y son recordados por más tiempo. También tienen más probabilidades de salir retratados en periódicos, revistas y almanaques.

(Eduardo Mendoza; “Sin noticias de Gurb”)

“El pan está en el horno”

noviembre 13, 2009

A ratos uno piensa que este tipo de cosas son relativas a otros contextos, a otras situaciones, ajenas al diario vivir terrícola. Pero a veces sucede que sin querer miramos por uno de los múltiples recovecos y paf! aparece una sombra enorme, gigante, que cubre buena parte de lo conocido, nos vigila siniestramente silente, desde el anonimato.

“Oye, necesitamos tu ayuda, el país te lo agradecerá… ¿quién es este, este, y esta?” “No conozco a nadie, no sé quienes son”, dijo el interrogado querido pasar por sapo, casual.

¿Y si un buen día se enteran que las cámaras son manejadas por esa misma gente que saludan cortésmente cada mañana al salir de casa? ¿Y que son ellos mismos quienes escuchan sus conversaciones, discusiones y peleas? O peor, el “pelao”, ese mismo hueon que ha estado junto a ustedes organizando las ollas comunes, los asados, las fiestas, la revoluciones y las utopías;  es un infiltrado, es de esos mariconazos “infiltrados-miembro-inteligencia”.  Y el “pelao” habla en códigos, el “pelao” lleva dos vidas (o más bien una pero dislocada entre dos polos), y el “pelao” es un amigo-enemigo.

Hay un mundo cotideano que la mayoría de las veces está controlado e hiper-vigilado, pasa aquí, pasa a la vuelta de la esquina; se armó a expensas de nosotros pero sin nuestra autorización, sin nuestro consentimiento. Decididamente  develemos y alertemos

10-4

R.

 ¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)? 

Tal vez, ante esta singular pregunta la mayoría de las personas enfocaría su respuesta apoyándose en la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime). Digo esto basado en mi experiencia ya que hace algún tiempo hice esta pregunta a 14 personas y todas respondieron algo así como; “masa+volumen*temperatura=xx)”….. y bla bla bla. Tal vez fue Federico (el nº 7), el que respondió algo más creativo, relacionando al diablo con el azufre y al azufre con la temperatura y a la temperatura con la presión y así fue entrecruzando ecuaciones hasta proponer algo que se asemejaba a una nueva teoría de la Física Moderna. Sin embargo, fue Manuel (el nº 15) quien comprendió mejor la pregunta. Les dejo aquí su respuesta:

En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas. En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones. La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la Gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno.  

Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial. Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas. 

Hay dos posibilidades: 

1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.

2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele. 

¿Qué posibilidad es la verdadera?: 

Si aceptamos lo que me dijo Teresa cuando la conocí hace poco más de un año (“hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo”), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer en la noche, la posibilidad número 2 es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinto… dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar “¡Oh, Dios mío!